Connect with us

Noticias

Nos subimos a un scooter de Lime y es más fácil de lo que pensábamos

Published

on

México, San Francisco, Madrid, París, Lima y San José (No, San José, no); muchas ciudades viven hoy la invasión de los scooters eléctricos.

En varias coberturas los habíamos visto pero no habíamos tenido tiempo de probarlos. Durante nuestra reciente visita a Dallas nos animamos a hacerlo.

Estos scooters los encuentra uno por todo lado, están sobre la acera, ya sea bien acomodados o tirados en medio del paso de los peatones.

Al menos en Dallas logramos observar cuatro marcas: Lime (una de las pioneras) Bird, Jump (trabaja con el app de Uber) y Bolt.

Porque tengo el app de Uber intenté primero con Jump, el problema es que era poco después de las 10:00 p.m. y no me quiso activar el scooter.

La otra que más había escuchado era Lime, entonces bajé el app, ahí en media calle e hice el registro y listo. Ingresar es fácil, solo hay que poner los datos de una tarjeta, leer y aceptar las medidas de seguridad.

Entre otras cosas te indica que deberías usar casco (obviamente nadie lo usa) y te recomienda no usar la acera (todo el mundo la usa).

Esta es una captura de pantalla del app. aparece la información luego del viaje.

Después de ese proceso todo es muy fácil; con la cámara del teléfono se escanea el código QR que tiene el scooter y este se enciende, el resto es conducirlo.

El scooter solo tiene una palanca para acelerar y una manilla igual a la de una bicicleta para frenar.

Se preguntarán por el costo. Alquilar el scooter tiene un precio de $1 y cada minuto cuesta $0.15. Un viaje de 3 kilómetros dura unos 10 minutos.

Hay cosas interesantes. En el caso de Lime, el app te muestra dónde hay scooters disponibles y por GPS te lleva al más cercano. Además, cuando uno finaliza el viaje tiene que abrir nuevamente el app y presionar un botón, de lo contrario sigue corriendo el tiempo y el cobro. Finalmente, se le toma una foto al scooter para identificar que no quedó botado en media calle y no obstruye el paso (muchos no hacen caso).

Dejé el scooter bien parqueado para que no les estorbe a nadie.

Es cierto que la polémica acompaña este medio de transporte. Hay gente a quien le estorba, las ciudades se ven más desordenadas y las aceras ahora son un poco más peligrosas, pero son muy útiles y accesibles.

Para el turista, el que ocupa un traslado rápido y para el que solo quiere pasar el día es una alternativa limpia y de bajo costo.

Además, genera empleo. Hay personas que pasan recogiendo los scooters durante la noche o cuando se descargan para recargarlos, luego los vuelven a dejar ordenados.

 

Comentarios

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Trending