Connect with us

Gaming

OMS reconoce oficialmente la adicción a los videojuegos como una enfermedad

Published

on

Si alguna vez pensaste que te habías vuelto adicto a tu consola por pasar muchas horas frente a la TV jugando, poné atención a esto.

Luego de año y medio de deliberaciones, los 194 miembros de la Organización Mundial de la Salud reconocieron a la adicción a los videojuegos como un trastorno.

Incluyéndose en la subcategoría denominada “Trastornos debido al uso de sustancias o conductas adictivas”, esto junto con otros trastornos como el alcoholismo o la dependencia del uso nocivo del cannabis.

 

 

 

¿Qué es exactamente el trastorno del juego?

 

Se caracteriza por un patrón de comportamiento persistente o recurrente (“juego digital” o “juego de video”), que puede ser en línea (es decir, a través de Internet) o fuera y que se manifiesta por:

1. Control deteriorado sobre los juegos ejecutados (frecuencia, intensidad, duración, terminación, contexto).

2. Aumentar la prioridad otorgada a los juegos en la medida en que estos tengan prioridad sobre otros intereses de la vida y actividades diarias.

3. Continuación escalada del juego a pesar de las consecuencias negativas. El patrón de comportamiento es lo suficientemente severo y ocasiona el deterioro en las áreas personales, familiares, sociales, educativas, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento.

Este se cataloga como una enfermedad si es recurrente o se mantiene durante un período de al menos 12 meses, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves.

Muchos gamers creerán que cumplen con alguna de estas características, pero es importante recordar que este es un problema es más profundo que simplemente jugar mucho.

 

 

No se trata de la cantidad de horas dedicadas a jugar, se trata de cuándo esto interfiere con otros aspectos importantes de la vida durante un largo período de tiempo.

Para miles de personas es normal pasar toda una noche jugando un nuevo lanzamiento, o saltarse comidas por estar mentalmente obligados a continuar el juego, aplazando funciones básicas del ser humano.

Aunque para muchos esto ya puede resultar problemático, no se puede catalogar como trastorno si no es recurrente o diario durante al menos un año seguido.

Muchas personas al rededor del mundo viven de jugar video juegos, como otros profesionales en otros deportes. Son personas que pueden jugar durante horas y horas, pero aún así mantienen una vida bastante saludable fuera de eso, sin interferir con sus relaciones interpersonales o sociales.

La inclusión de este trastorno viene a ofrecer ayuda para que personas que lo sufran reconozcan y reciban el tratamiento adecuado.

 

Comentarios

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Trending